La vida es muy corta y el tiempo es oro, pero si por un instante te detienes a pensar en lo que realmente vale la pena en ella y paras tu mundo por un segundo, las cosas parecerán ser más fáciles.

Aprendí que si los humanos aprendemos a amar también aprendemos a sentir en odio y la venganza.
Pero hay una cosa más, aprendí que tu sonrisa es mi salvación. :D


6 de abril de 2012

Frases de Cazadores de Sombras - Ciudad de hueso




- «Simon parecía la clase de chico que iría a recogerte a casa para salir, sería educado con tus padres y simpático con tus mascotas. Jace, por otra parte, parecía la clase de chico que pasaría por tu casa y la quemaría hasta los cimientos por diversión.»
(Capítulo 11, Magnus Bane)





- "Eso suena genial. Sólo tú, tu esposa comatosa, tu hijo traumatizado y tu hija que te odia amuerte. Por no mencionar que tal vez tus dos hijos estén enamorados el uno del otro. Vaya, eso suena a una perfecta reunión familiar." (creo que lo decía Clary)




-Mantente alejada de mis cuchillos. De hecho, no toques ninguna de mis armas sin mi permiso. (Jace)


-Vaya, adiós a mi plan para venderlas en e-Bay. (Clary)
-¿Venderlos dónde? (Jace)
-Un lugar mítico de gran poder mágico. (Clary)

Amar es destruir, y ser amado es ser destruido. (Jace)

-¿Te gusta la fiesta? (Magnus)
-¿Es en honor de algo? (Clary)
-El cumpleaños de mi gato. (Magnus)
-Ah. ¿Dónde está tu gato? (Clary)
-No lo sé. Se escapó. (Magnus)

-Frascos de agua bendita, cuchillos bendecidos, hojas de acero y plata. Cable de oro argentífero..., aunque no nos sirve de gran cosa en este momento, pero siempre es bueno tener una reserva..., balas de plata, amuletos de protección, crucifijos, estrellas de David. (Jace)
-Jesús. (Clary)
-Dudo que él cupiera aquí. (Jace)

-¿Recuerdas allá en el hotel cuando me prometiste que si vivíamos, te vestirías de enfermera y me darías un baño con esponja? (Jace)
-En realidad, creo que oíste mal. Fue Simon quien te prometió el baño con esponja. (Clary)
-En cuanto vuelva a estar en pie, guapo. (Simon)

- En el futuro, Clarissa, podría ser prudente mencionar que ya tienes a un hombre en tu cama, para evitar situaciones fastidiosas como ésta. (Jace)
-¿Le has invitado a tu cama? (Simon)
-Ridículo, ¿verdad? No habríamos cabido todos. (Jace)

-Sangre. Tuve un sueño hace dos noches. Vi una ciudad toda de sangre, con torres hechas de hueso, y la sangre corría por las calles como agua. (Magnus)
-¿Se pasa todo el tiempo junto a la ventana farfullando sobre sangre? (Simon)
-No, a veces se sienta en el sofá a hacerlo. (Jace)

-El amor hace mentirosos a los de tu especie. (Reina Seelie)

- -Ah, por el Ángel. Mira, si no hay otro modo de salir de aquí, besaré a Simon. Lo he hecho antes, no es tan malo. (Isabelle)
-Gracias. Resulta de lo más halagador. (Simon)
-Es una lástima, pero me temo que ese tampoco servirá. (Reina Seelie)
-Bueno, pues yo no voy a besar al mundano. Prefiriría quedarme aquí abajo y pudrirme. (Jace)
-¿Para siempre? Para siempre es una barbaridad de tiempo. (Simon)
-Lo sabía. Quieres besarme, ¿verdad? (Jace)
-Claro que no. Pero si... (Simon)
-Imagino que es cierto lo que dicen. No hay heterosexuales en las trincheras. (Jace)
-Es ateos, imbécil. No hay ateos en las trincheras. (Simon)

"¿Sabes qué es lo peor que te puede pasar? Que no puedas confiar en la persona que más amas en el mundo" (Simon)

"Nunca había sentido esto por nadie, nunca pensé que pudiera... Pensaba que mi corazón estaba roto por siempre... pero tú..." (Jace)